dijous, 6 de novembre de 2008

La insuficiencia cardíaca provoca debilidad en los huesos


Aquellas personas que presentan un corazón insuficiente, débil, que no late como debería, tienen más riesgo de padecer fracturas, sobre todo de cadera.
Según algunos datos de la revista "Circulation", las personas con tratamiento para controlar la insuficiencia cardíaca(IC), es mucho más probable que tengan alguna fractura durante el año siguiente, que qualquier otra persona que padezca otro tipo de enfermedad cardiovascular.


En un estudio se ha visto que hay multitud de factores que influyen en la IC. Algunos científicos explican que en una persona con este problema, el músculo cardíaco disminuye la fuerza para bombear la cantidad suficiente de sangre al resto del organismo. Ésto provoca la hipertensión arterial ,y a largo plazo, enfermedad arterial coronaria( una de las enfermedades cardíacas más grave y con una de las mayores tasas de mortalidad).
Cuando las arterias coronarias se hacen más pequeñas( como cuando se acumula colesterol) no reciben ni el oxigeno ni la sangre suficientes. Ésto es lo que da lugar a las anginas de pecho o infartos, y con el paso del tiempo, arritmias e IC.
Algunos de los agentes que influyen en tener o no más debilidad ósea en estos pacientes podrían ser: escaso consumo de calcio o de vitamina D. Incluso la EI por si misma también puede disminuir la densidad y la calidad de los huesos.

Las últimas investigaciones de muestran que una persona hipertensa es más vulnerable a padecer ostoeporososis que otra persona con una presión arterial normal. Es por esto que en el mercado existan medicamentos hipotensores que evitan que se elimine excesivamente el calcio por la orina. Por tanto otra consecuencia de sufrir hipertensión arterial además de la IC, arteriosclerosis o insuficiencia renal, es la osteoporosis en el hueso.

Ésta última, la osteoporosis, es una complicación en pacientes que están esperando para un trasplante cardíaco. Así, se hizo un estudio sobre una población masculina con IC en fase terminal. En los resultados no se vieron diferencias relacionadas a los niveles de densidad ósea de cadera o lumbar entre enfermos cardíacos y hombres sanos. No obstante, si que se apreciaron ciertas diferencias significativas en cuanto a la cantidad de calcio y fosfato en la orina, que era muy pequeña en los enfermos; mientras que los valores de testosterona y de deoxipiridinolina eran muy altos en éstos. La secreción de deoxipiridinolina está relacionada con factores asociados a la pérdida de la masa ósea, como la disminución de estrógenos. Por tanto, hace falta identificar todos los factores de riesgo para la osteoporosis antes de realizar un trasplante, para poder prevenir y disminuir el número de fracturas post trasplante.

Aquí os dejo más información sobre las enfermedades cardiovasculares.

Para ver la noticia entera pincha aquí.